TRES CLAVES PARA QUE LA CONTINUIDAD OPERACIONAL NO SE DERRUMBE EN TIEMPOS DE CUARENTENA

En cualquier momento puede ocurrir un evento que rompa con la cotidianeidad a la que estamos acostumbrados. Como chilenos estamos conscientes de esto, hemos vivido terremotos y otras tragedias; pero hoy, mundialmente, la humanidad pasa por una situación que hace más de 100 años no ocurría y que se denomina como la pandemia del virus Covid-19, más conocido como coronavirus.

El aislamiento se ha convertido en la herramienta más poderosa para desacelerar la propagación del virus, que conlleva a una inevitable forma de adaptación que todos debemos adquirir para seguir avanzando como país, y para que, finalmente, nada se venga abajo. Los gobiernos toman medidas con respecto a las políticas públicas, especialmente de salud y economía, que cruzan a toda la sociedad: tanto a ciudadanos como empresas e instituciones.

Pero, específicamente, ¿qué hacen las empresas para seguir funcionando? Aplican un manual que asegura el funcionamiento interno con el fin de que no se ponga en riesgo su rentabilidad. Esta forma de operar es un plan de contingencia que asegura la continuidad operacional de la empresa, que básicamente se enfoca en el funcionamiento de los sistemas ante eventualidades y en la capacidad de satisfacer adecuadamente a los clientes, independiente del evento externo que afecte a la empresa.

Hemos sabido por los medios de comunicación que grandes empresas como Angloamerican o Codelco están operando con su propio plan de contingencia y Conosur no se queda atrás.

En los 36 años de vida que lleva Conosur, nunca había enfrentado una pandemia que le afecte directamente como lo hace la actual. El estallido social de octubre de 2019 fue como una alarma que alertó que se debía actualizar el plan de contingencia, considerando ahora que un virus sí puede afectar la continuidad operacional y, por lo mismo, tomar medidas al respecto.

“Como expertos en corretaje de seguros y riesgos, hemos visto cómo estas pandemias y otros hechos de alta connotación han afectado a nuestros clientes y a los mercados de seguros en todo el mundo, por lo que tenemos una experiencia operando frente estos tipos de caso, siendo piezas claves tres cosas fundamentales”, dice Carlos Sanhueza, socio y director ejecutivo de Conosur. “Primero, contar con una línea de comunicación fluida con nuestros clientes y las compañías de seguros, gestionando la información de manera transparente y en un lenguaje claro. Segundo, contar con una forma de trabajo que se anticipa a los siniestros, es decir, estar constantemente preparados para responder ante cualquier siniestro y, para eso, entrenamos y revisamos las coberturas de nuestros clientes, estresándolas y revisándolas ante una situación extrema. Y tercero, es la experiencia de nuestros equipos de trabajo que, combinados y comunicados continuamente con sus clientes, nos permite estar preparados ante cualquier calamidad”enumera Sanhueza.

Así, Conosur activó su plan de contingencia, permitiendo la continuidad operacional de la empresa. Al día de hoy el 100% de su equipo de trabajo y colaboradores está activo desde sus casas.

“Nuestra empresa cuenta con los sistemas in-house que permiten soportar una operación al 100% remota”, cuenta Sanhueza. Y es que, en solo un día, la empresa logró que el 95% de su equipo humano cumpliera con sus funciones a través de teletrabajo. “Y al cabo de una semana, el 100% de nuestros equipos estuvo en sus casas, sin generar interrupciones operacionales y, sobre todo, siendo responsables con el bienestar de nuestro principal activo: nuestros colaboradores”, afirma Sanhueza.

En Conosur, la continuidad operacional implica que exista un seguimiento remoto y permanente de la infraestructura virtual y material, el continuo soporte de las herramientas que posibilitan la actividad remota de sus colaboradores y una preocupación constante hacia estos; pero sobre todo, de su bienestar. Sanhueza destaca que la clave es el “equipo humano que tiene Conosur, porque es comprometido y calificado, con un alto grado de coordinación”. Y agrega que, además, “la empresa cuenta con tecnología de punta, de la cual es desarrolladora y propietaria”.

Al aplicar la continuidad operacional remota, Conosur asegura la estabilidad, continuidad y sustentabilidad a largo plazo, es decir, un servicio continuo y de la misma calidad, basado en tecnologías de punta y un equipo profesional calificado y comprometido. “Esta forma de trabajar en tiempos de cuarentena no genera diferencias en nuestro servicio y asegura un servicio continuo y de calidad, basado en tecnología sustentable con un alto grado de autonomía ilimitada”, dice Sanhueza.

Para que todo esto tenga efectividad, además del equipo humano y la tecnología con que cuenta Conosur, las medidas financieras han sido enfocadas en reducir al máximo los costos prescindibles, garantizar que los procesos de recuperación de ingresos sean efectivos, transmitiendo tranquilidad a sus colaboradores y, por ende, a sus familias.

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter