SEGUROS DE MERCANCÍAS: LOS RIESGOS 2022 PARA UN MERCADO CON ALTA VOLATILIDAD

Con una recuperación económica que se está dando a diferentes velocidades, el impacto de la pandemia que produjo un desajuste en las cadenas de suministros globales, así como los distintos eventos meteorológicos extremos, el 2021 dejó en evidencia los múltiples riesgos a los que se enfrentan las compañías de transporte y los seguros de mercancías.

Tras un año complicado, como coinciden los analistas, de lo cual también da cuenta el Reporte de Riesgos 2021 elaborado por el Foro Económico Mundial, para el sector del seguro de mercancías habrá varios factores a los cuales ponerles atención durante este 2022. Si bien es difícil anticipar cómo será este año para la industria del transporte de mercancías y para la cadena global de suministros, es importante tener en cuenta diversos escenarios posibles para minimizar los riesgos en un mercado con alta volatilidad.

Una de las situaciones a tener en cuenta tiene que ver con el valor acumulado de la carga, la que eventualmente puede superar los límites de responsabilidad incluidas en las pólizas de mercancías en tránsito. Al respecto, como lo señalan algunos especialistas del sector, cuando la cadena de suministro global se recupera tras una interrupción, cabe vigilar el valor acumulado de la carga en tránsito y en reposo, ya que es probable que haya experimentado un aumento.

La vuelta por parte de muchos transportistas al movimiento de las cargas a granel, sin ningún empaquetado específico, es otra de las eventualidades a tener en cuenta. Y es que las aseguradoras basan sus tarifas y los términos y condiciones de las pólizas con la expectativa de que la mayor parte de la carga puede transportarse con facilidad y con protección suficiente, por lo que la escasez de contenedores de envío también puede incidir en los montos de los seguros.

También es necesario considerar que en este contexto, donde la pandemia ha impactado de manera directa la cadena de suministros, algunas compañías han optado por fletar embarcaciones, tanto para contenedores como para carga general, con el objetivo de gestionar de manera más flexible el proceso de suministro. Este método de alquiler de capacidad de carga en buques de terceros suele tener incidencia en los límites de responsabilidad y las exposiciones, por lo que si la empresa opta por el flete es recomendable revisar los contratos con las aseguradoras.

Garantías y la lección del Ever Given

La lógica señala que en un escenario como el actual, y de manera específica en el transporte de mercancías donde las eventualidades son parte del negocio, es necesario contar con la mayor cantidad de garantías posibles. Es así que las las aseguradoras requieren que los barcos utilizados cumplan con ciertos parámetros, como edad o peso, para que se apliquen determinadas tarifas y coberturas. Es por esta razón que es importante que las empresas de transporte se aseguren de que las embarcaciones utilizadas cumplan con las garantías necesarias.

El accidente y posterior atasco en el canal de Suez en marzo del año pasado del portacontenedores Ever Given, dejó en evidencia los múltiples riesgos a los que se enfrentan las compañías de transporte. En particular quedaron expuestas las cláusulas de carga, conocidas como Institute of Cargo Clauses, las que incluyen una serie de disposiciones de duración que marcan el tiempo máximo para que una carga llegue a destino. Teniendo en cuenta lo acontecido en 2021, así como el aumento de las probabilidades de retrasos en el transporte, las disposiciones estándar pueden llegar a ser insuficientes.

Otra de las situaciones a considerar, ante los problemas que actualmente presenta la cadena de suministro global, es la posibilidad de que algunos proveedores de servicios logísticos intenten limitar sus responsabilidades por daños a la mercancía o renegociarlas. En este caso, una de las recomendaciones que hacen los especialistas es que la compañía de transporte, o el remitente de la mercancía, trabajen junto a sus socios aseguradores estudiando la mejor respuesta ante este escenario.

Por último, tal como lo señala el Foro Económico Mundial en su Reporte de Riesgos 2021, la frecuencia de los eventos catastróficos son peligros claros y presentes. Muchos de dichos eventos tienen un impacto importante en el transporte de mercancías y, por ende, inciden de manera directa en el valor de las pólizas aseguradoras. Asimismo, tras un desastre natural es habitual que la estructura de las compañías de seguros se vea sobrepasada, afectando los tiempos de peritajes y cobros de indemnizaciones. Es por ello que es fundamental documentar con el máximo detalle el daño sufrido a todos los niveles.

 

Fuente: Grupo Aseguranza

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter