SEGURO DE RESPONSABILIDAD FISCAL

El Seguro de Responsabilidad Fiscal ha existido durante más de 10 años, pero se ha hecho conocido, últimamente, con la llegada de múltiples corredores y aseguradoras al mercado.

El riesgo que transfiere es tributario, conocido en el mercado, pero “incierto del balance de una empresa a una compañía de seguros”, explica Scott Harty, socio de Alston & Bird’s Federal & International Tax Group.

“El seguro de responsabilidad tributaria transfiere un riesgo tributario conocido y, por lo general, se solicita antes de una transacción de fusiones y adquisiciones por un vendedor y durante una transacción de fusiones y adquisiciones por un comprador, después de la debida diligencia; o por un vendedor al que se le pide que otorgue una indemnización específica”, explica Harty.

Para los corredores de seguros, vender un producto como el Seguro de Responsabilidad Fiscal es un beneficio, ya que pueden diferenciar a sus clientes.

Si bien, los Seguros de Responsabilidad Fiscal se adquieren en una transacción de fusiones y adquisiciones, el producto también es utilizado por una empresa fuera de una transacción. El comprador típico de este producto tiene fondos de capital privado, pero también lo suelen adquirir corporaciones y empresas emergentes.

Existe una amplia lista de riesgos fiscales que se pueden asegurar: transacciones comerciales nacionales y transfronterizas, incluidas fusiones y adquisiciones; empresas y corporativas tanto sujetas a impuestos como libres de ellos. Actualmente, lo más común que transan los asegurados son créditos fiscales para energía renovable, riesgo de fideicomisos de inversión inmobiliaria y riesgo de corporaciones.

Si quieres leer la nota completa, pincha acá.

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter