HACIA UN ECOSISTEMA MODERNO EN SEGUROS

Las aseguradoras exitosas serán aquellas que puedan evolucionar rápidamente. Más que una opción, se trata del camino lógico de la industria, en el que las aseguradoras deben aprovechar los recursos, mantener una ventaja competitiva y, por sobre todo, consolidar su enfoque estratégico e innovador hacia el desarrollo de su ecosistema.

Las insurtech han sido el punto de inflexión de este proceso, y así queda en evidencia con los 7,1 mil millones de dólares de inversión global registrada en 2020. Y con pocas señales de desaceleración.

Así lo señala Joseph Olmedo, global practice leader de Guidewire, empresa que provee de una plataforma industrial para compañías de seguros. El especialista indica que el éxito de las aseguradoras dependerá en gran parte de su asociación con insurtech innovadoras. El centro de esa estrategia de innovación es orquestar cuidadosamente sus ecosistemas asociativos de una manera de navegar y capitalizar la innovación.

Los ecosistemas de negocios ganaron popularidad a partir de 1993, de la mano de James F. Moore, investigador en ecosistemas de negocios, innovación y desarrollo humano. En palabras del propio Moore, “en un ecosistema empresarial  las empresas co-evolucionan capacidades en torno a la innovación: trabajan de manera cooperativa y competitiva para respaldar nuevos productos, satisfacer las necesidades de los clientes y, finalmente, incorporar la próxima ronda de innovaciones”.

En la era de las plataformas digitales, los ecosistemas de socios se están convirtiendo en uno de los elementos más estratégicos del modelo comercial de una compañía de seguros, asegura Olmedo. “Las aseguradoras innovadoras están diseñando modernos ecosistemas asociativos para estar más centrados en el cliente, involucrando a clientes, agentes y socios para ayudar a reinventar procesos de siniestros y suscripción”.

Se trata de un concepto que no es nuevo. Durante años las aseguradoras de P&C han dedicado parte de su esfuerzo a integrar sus sistemas core a una gran cantidad de terceros, como proveedores de sistemas de prevención y detección de fraude. Si bien se trata de asociaciones que han proporcionado un valor considerable, gran parte del  enfoque  ha estado orientado hacia el interior de la aseguradora.

Elementos tradicionales

Se acepta la definición de un ecosistema de socios digitales, dice Joseph Olmedo, como un conjunto de servicios integrados que permite, a usuarios y participantes, colaborar y obtener beneficios de un conjunto distintivo de capacidades de beneficio mutuo, mayor que lo que cualquier participante individual puede proporcionar por sí solo.

A juicio suyo, existen tres elementos tradicionales de la industria aseguradora en las que falta avanzar para la consolidación de un ecosistema de socios.

Por un lado, están las características distintivas. Se trata de reunir un conjunto de socios que trabajen para crear más valor del que cualquier podría hacerlo individualmente, a la vez de generar los elementos diferenciadores necesarios que agreguen valor a los procesos y resultados.

Otro de los elementos tiene que ver con el beneficio mutuo, donde el éxito debe consistir tanto en ayudar a los socios a innovar como en innovar uno mismo. Cualquier desequilibrio puede tener consecuencias significativas en el logro de los beneficios, la participación o la sostenibilidad deseados.

Por último, está el “efecto de red”, el que se da cuando el uso de la plataforma proporciona valor incremental a otros usuarios  dentro del ecosistema asociado. Se trata de un efecto que no es casual, sino el resultado de una estrategia bien ejecutada y la elección de los socios correctos y dispuestos.

Se trata, en definitiva, de tres capacidades fundamentales que determinan el valor estratégico que se puede obtener del ecosistema de socios.

Retos y expectativas

En ese escenario, el mercado presenta tres principales desafíos. Uno de ellos es la transformación de los proyectos institucionales desde la óptica de la “tarea” y llevarla hacia la de una estrategia. Es poner énfasis en comprender cómo los socios del ecosistema trabajarán colectivamente, enfocados en la creación de un valor distintivo más allá de lo que cualquier participante individual puede ofrecer por su cuenta.

Otro de los retos tiene que ver con los datos provenientes de fuentes externas, como proveedores o partners, así como con la capacidad de procesarla de manera eficiente. Se trata de lograr una buena estrategia y contar con una plataforma moderna que le brinde mayor flexibilidad a la empresa. “La mayoría ve el valor en los procesos automatizados, pero reconocen que el mayor impacto vendrá con un modelo donde procesos automatizados complementen el trabajo humano, obteniendo un balance eficiente”, señala Joseph Olmedo.

Una tercera expectativa está en la acción. Para satisfacer las demandas para innovar y comprometerse aún más con sus clientes, los ecosistemas digitales desempeñarán un papel integral tanto en la estrategia como en la ejecución. Se necesita un enfoque más reflexivo hacia el desarrollo y la gestión del ecosistema, alineando los objetivos comerciales, los socios, los datos y los procesos en un esfuerzo por crear diferenciación.

“La innovación está ocurriendo rápidamente, con las insurtech empujando los límites de la tecnología y abordando las brechas en los procesos y la prestación de servicios. Las aseguradoras innovadoras se están alejando de la mentalidad de ‘proveedor’ y se están asociando con innovadores para trascender su negocio mientras brindan beneficios mutuos a todos los socios”, puntualiza Olmedo.

Fuente: 100% Seguro, 28 de mayo de 2022.

 

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter