FRISS: INFORME DE FRAUDE EN SEGUROS 2022

Un proceso de digitalización acelerado por la pandemia y “mayor creatividad” en las estafas -uno de cada cuatro siniestros sospechosos son fraudulentos-, son parte de las principales conclusiones del Informe de Fraude en Seguros 2022, elaborado por el proveedor de soluciones FRISS.

Se trata de un estudio que reunió la opinión de más de 400 profesionales de seguros de 54 países, quienes proporcionaron información sobre esquemas de fraude, desafíos de datos y automatización de procesos, entre otros temas.

Del total de encuestados, el 80% estima que la lucha contra el fraude es prioritario. Tal como lo señala el informe en su introducción, “el fraude en los seguros es un mal al que pocos pueden escapar. La buena noticia para aseguradoras y reaseguradoras es que, a través de tecnología analítica basada en el uso de inteligencia artificial y un número creciente de fuentes de datos disponibles, hoy cuentan con más herramientas para combatirlo.”

En relación al anterior estudio desarrollado en 2020, el de este año deja en evidencia la transformación del paradigma del trabajo remoto y el incremento de las transacciones digitales. En este sentido, los especialistas consultados coinciden en su mayoría en que aumentaron las cargas de trabajo y se redujeron las inspecciones de fraude, lo que dio lugar a más casos sospechosos y comprobados.

Si bien se trata de tendencias que continúan, también queda en evidencia que las aseguradoras han mejorado las herramientas digitales para combatir el fraude.

El desafío de los datos

El informe FRISS 2022 señala que el tema común es el desafío de los datos. Aquí la dificultad radica en aprovechar las información de manera oportuna para responder rápidamente cuando se detecta un fraude.

Las anteriores encuestas del proveedor de soluciones digitales subrayan los diversos problemas debido a la escasez de datos, ya sea debido a información interna de mala calidad o al acceso limitado a fuentes de datos externas.

En líneas generales, los expertos coinciden en señalar que la pandemia aceleró la digitalización, y que su efecto tendrá un impacto duradero en los seguros. Si bien todavía existe una deuda tecnológica, “las aseguradoras están utilizando un enfoque de varios niveles para minimizar el riesgo de fraude y mejorar la protección al momento de la suscripción”, indica el estudio, el que agrega que existe un mejor posicionamiento para aprovechar las herramientas digitales para combatir el fraude de principio a fin.

Mayor creatividad

Según la Coalición contra el Fraude de Seguros, solo en los Estados Unidos el fraude les cuesta a los consumidores al menos 80 mil millones de dólares por año. En tanto, un estudio de la Asociación Americana de Jubilados (AARP, por sus siglas en inglés), señala que solo los fraudes en torno al seguro médico costaron 60 mil millones de dólares en el año 2018.

La creatividad y persistencia en el fraude de siniestros son una grave amenaza para las aseguradoras. De acuerdo a los encuestados por FRISS, el 41% coincide en que mantenerse al día con el modus operandi del moderno estafador ha sido el mayor desafío para responder eficazmente a las estafas.

“La industria generalmente está de acuerdo en que el fraude representa alrededor del 10 % de todos los costos de siniestros. Sin embargo, se ve un cambio desde la encuesta anterior en cuanto al aumento en el porcentaje de siniestros sospechosos de ser fraudulentos. En 2021, la sospecha de siniestros que contienen un elemento potencial de tergiversación o fraude aumentó al 20 %, un aumento ya pronosticado por FRISS en el informe anterior”, señala el documento.

Contar con los datos correctos, en el lugar adecuado y en tiempo real, es esencial para mejorar la detección del fraude. La dificultad radica en aprovechar los datos de manera oportuna para responder rápidamente.

El futuro de la detección de fraude radica en el uso de tecnologías avanzadas que permitan tener modelos en tiempo real, de gran volumen y de alta precisión para el fraude de siniestros y suscripciones.

“Un enfoque híbrido de experiencia humana y modelos predictivos será esencial para prevenir pérdidas. Esto reducirá los costos de la suscripción y la gestión de siniestros al eliminar los pasos innecesarios y propensos a errores, y permitirá el descubrimiento de tendencias de comportamiento sospechosas en los datos”, puntualiza la encuesta.

Para leer el informe completo, ingrese aquí.

 

Fuente: FRISS – Informe de Fraude en seguros 2022

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter