ESCENARIO LABORAL LUEGO DE LA PANDEMIA: NUEVA NORMALIDAD

Hemos vivido un cambio radical desde que surgió el Covid-19, tuvimos que adaptarnos rápido a trabajar desde la casa y, hoy, pareciera que ya lo tenemos asimilado. De cierta forma u otra ya nos adaptamos. Pero ¿qué pasará cuando se termine la pandemia y volvamos a salir? ¿tendremos que volver a nuestras oficinas o trabajaremos remotamente? ¿cómo serán las oficinas y en qué condiciones se trabajará?

La distancia mínima, la circulación de aire, protocolos de limpieza, cantidad máxima de personas en los espacios, escritorios y baños, medición de temperatura corporal, espacio de reuniones, turnos de trabajo, turnos de ingreso y salida, trabajo remoto mezclado con presencial, y más, son consideraciones que se deberán tener en cuenta al momento de retornar a las oficinas. La situación aún es incierta y no existe un procedimiento homólogo, de Estado, que visualice el retorno.

La pandemia ha modificado las políticas a las que el mercado laboral estaba acostumbrado, y volver a ellas no será tarea fácil. Un informe de la Cepal y la Organización Internacional de Trabajo (OIT), señaló en mayo de este año, que se tiene que entender a la seguridad y la salud como derechos, y que se deberán priorizar cuando el coronavirus se vaya. Para ambas organizaciones, la pandemia debe dejar como legado una mejor normalidad, en vista de construir un futuro más inclusivo y sostenible.

Grandes compañías y empresas ya están visualizando el futuro laboral, y han desarrollado protocolos para que sus trabajadores retornen a sus lugares de trabajo. Twitter, por ejemplo, entregó a los trabajadores que no quieren ir a trabajar a las oficinas un monto para que acondicionen sus casas como si fuera su lugar de trabajo, y avisó que aquellos que quieran volver a trabajar, lo pueden hacer. Facebook, por otro lado, canceló todas las reuniones de 50 o más personas hasta junio de 2021, estableció que todos los trabajadores deben trabajar desde sus casas hasta mayo del mismo año, y los que necesiten seguir en sus casas por más tiempo, lo podrán hacer durante todo el verano del próximo año.

IBM es otra empresa que desarrolló estándares para regresar a sus oficinas. Estos establecen turnos y tiempos de llegada y salida, para que los espacios, como ascensores, no se llenen y se pueda respetar el distanciamiento. Los buffets y los espacios compartidos en cafeterías se eliminan, como también los muebles para que haya más espacio entre las personas.

Para el mercado de seguros, repensar las políticas laborales es, sin duda, un desafío. A cuatro meses desde que empezó la pandemia, el trabajo remoto ha sido clave. Las pólizas se están vendiendo gracias a él, la coordinación y la respuesta de las empresas que realizan corretaje de seguros, de las que ofrecen seguros y de las que los compran, se hacen a través de aplicaciones como Zoom, Skype o Meet, desde la casa.

Las empresas y los negocios de todo tipo tendrían que garantizar la bioseguridad para lograr una reducción en las primas de seguros. Los seguros de vida y salud se tendrán que ajustar a la nueva realidad y evaluar qué agregan o dejan atrás en sus pólizas.

Lo que pase luego de la pandemia del Covid-19 es aún incierto para todos. Los espacios de trabajo se tendrán que modificar, las empresas deberán priorizar la salud y la seguridad, y el mercado asegurador deberá afinar sus estrategias para llegar a nuevos clientes, estar alerta a las oportunidades que se abran, y afinar los programas de seguros luego de la experiencia de una pandemia.

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter