JÓVENES DE 18 A 29 AÑOS SON LOS MÁS PROPENSOS A SUFRIR UN ACCIDENTE VIAL

Durante la pandemia, los accidentes de autos han disminuido producto de las medidas restrictivas de las autoridades. Sin embargo, desde 2019 hacia atrás, los siniestros fluctuaban a partir de la conciencia vial de la sociedad respecto a la responsabilidad que significa manejar un auto. 

En España, por ejemplo, un estudio de la Dirección General del Tráfico,  ‘El gran cambio. Jóvenes conductores: anatomía de una nueva generación al volante’ reveló que las conductas en los jóvenes de entre 18 a 29 años “tienen mejor evolución en materia de seguridad vial que otros grupos de edad”. Con esto, se muestra que los conductores más jóvenes han tenido un cambio frente a la percepción general que se tiene de ellos cuando están frente al volante. Sus hábitos se inclinan a un mayor respeto de las normas viales. La tasa de mortalidad de los jóvenes españoles de entre 18 a 29 años, en la última década, registró un descenso del 41%.

En Chile, los últimos datos del Observatorio de Seguridad Vial, emitido por la Comisión Nacional del Tránsito (CONASET), revelan que en el 2020 se registraron 64.707 siniestros de tránsito, en los cuales 1.485 personas fallecieron. Esta cifra disminuyó en un 8,2% respecto de los registrados en 2019, evidentemente por la pandemia. Desde el año 2000, la mayor cantidad de accidentes ha ocurrido en 2008 con 1.782 fallecidos. 

Según CONASET, los jóvenes de 18 a los 29 años representan al 27% del total de conductores fallecidos por accidentes de tránsito. Es decir, los conductores “sub 30” son los más propensos a sufrir un accidente vial en comparación a los choques provocados por los adultos mayores. Sin embargo, los primeros causan accidentes con lesiones menores, mientras que los segundos son responsables de provocar accidentes con lesiones graves y fallecimientos. 

Por otro lado, el 85% de los siniestros de tránsito ocurren dentro de las ciudades y el resto sucede en carreteras de alta velocidad, los cuales tienden a ser más graves.

Las medidas  básicas de seguridad al momento de la conducción, como usar el cinturón de seguridad, usar sillas o alzadores para para los niños, no beber alcohol ni usar dispositivos electrónicos (celulares) mientras conduces , entre otros, puede disminuir considerablemente las probabilidades de sufrir secuelas graves o perder la vida en un accidente de tránsito que, en el caso del uso de Chat en los celulares, aumenta en 23 veces la probabilidad de cometer una infracción o provocar un accidente ( ONG No Chat).

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter