EDUCACIÓN FINANCIERA, IGUALDAD Y GESTIÓN DE RIESGOS: RETOS EN CONTEXTO DE INCERTIDUMBRE

Cada vez son más los jóvenes que precisan de iniciativas e instancias que les ayuden en la toma de decisiones para su desarrollo profesional. El sector asegurador se abre como una gran opción por la amplitud de materias financieras, económicas y sociales que abarca, las que se vinculan con las distintas temáticas recogidas en la formación universitaria y profesional.

De acuerdo a lo que señala Isabel Casares, presidenta de Casares, Asesoría Actuarial y de Riesgos, más allá del atractivo implícito, no se trata de la primera opción elegida por los jóvenes. El desconocimiento de los temas que cubre el sector asegurador y el desconocimiento generalizado de las grandes posibilidades profesionales que se pueden desarrollar en las empresas del rubro, juegan en contra.

Para la también fundadora y socia honorífica de la Asociación Iberoamericana de Gestión de Riesgos y Seguros (AIGRYS), el sector asegurador necesita de los conocimientos y talento de los jóvenes. De la mano, los retos tecnológicos requieren de conocimientos actualizados constantemente.

Para Casares es necesario atraer a los jóvenes profesionales al sector, y esa debe ser una labor que se comience a desarrollar incluso desde los colegios. Se trata de inculcar la cultura de riesgos y seguros pensando como instancia necesaria y fundamental la educación financiera.

Visibilizar los atractivos

Más allá de las incertidumbres coyunturales, en líneas generales el comportamiento del sector deja en evidencia la capacidad de contratación que tienen las compañías de seguros y reaseguros, brokers y empresas del área, con una estabilidad laboral que presenta en promedio una antigüedad superior a la media de las empresas de otros rubros. También las remuneraciones salariales se muestran por encima del promedio, a lo que se suma la posibilidad de formarse continuamente.

Casares también señala que las empresas son conscientes de que la igualdad en su conformación y funcionamiento, es uno de los puntos que requieren atención. Agrega que ello debe plantearse como prioritario en los objetivos estratégicos marcados a corto y medio plazo, ya que persiste la discriminación en los puestos de responsabilidad, así como en los salarios recibidos producto de tareas similares. “Las empresas deben abocarse a su revisión” afirma.

Actualización

Para expandirse y subsistir en áreas como BIG DATA, inteligencia artificial, indicadores y modelos estadísticos, las empresas deben actualizarse y adaptarse a la era digital. Cada elemento que permite un mayor conocimiento, también promueve generar una cultura en torno al riesgo empresarial, con establecimiento de objetivos estratégicos y al alcance de todos los empleados, lo que a su vez generará un nivel de madurez superior en las empresas y un mejor control de los riesgos emergentes y eventuales. 

Usuarios con mayor conocimiento del mercado y el establecimiento de diversas formas de comunicarse con las empresas, implica también un nivel mayor de exigencia a la hora de elegir productos. Es preciso adaptarse, dice Isabel Casares, poniendo cada vez mayor atención en los requerimientos de los clientes para responder con productos acordes.

Una atención similar cabe al momento de analizar los riesgos que amenacen las empresas, y a partir de ello establecer las estrategias y planes de acción inmediatos y necesarios. La fundadora de AIGRYS, puntualiza la necesidad de establecer políticas y procedimientos acordes a los nuevos escenarios, estableciendo controles preventivos que minimicen la probabilidad y el impacto de futuros eventos que pongan en peligro a las empresas por no haber asumido en tiempo y forma los procesos de actualización.

Fuentes: Seguros News, 5 de septiembre de 2022.

Compartir

Más publicaciones de Conosur:

HUMANIZAR LA DIGITALIZACIÓN

El factor humano es irremplazable, especialmente en el sector asegurador. La digitalización permite estar donde antes no era posible, además de multiplicar el alcance y

Suscríbete a nuestro Newsletter